domingo, mayo 07, 2006

Perdida...


Una habitación en penumbra con una mesa y una silla...
Ahí estaba yo como llegue no lo se como saldré tampoco pero si se que anhelo el cantar de los pájaros, el aroma de las flores, el roció del crepúsculo.
No se como llegue ni como saldré se que estaré escribiendo………
Mis pensamientos me vuelven loca, el silencio me mata.
Estoy atrapada en un mundo paralelo, estoy encerrada en un laberinto.
Me pierdo, no te encuentro, no me encuentro.
¡Perdida, estoy perdida! Quiero hablar pero mis palabras se esconden tras las rejas de mis dientes, mas agotador es estar callado manteniendo a las palabras no dichas entre mi mandíbula escondiéndolas del terror de afuera, las estoy socorriendo tras mis dientes, quiero sacarlas pero están aferradas a mis labios.
Podrán sacarme las palabras pero no a mis pensamientos, podrán sacarme la vista pero no a mis sentimientos, podrán sacarme la compañía material pero jamás la espiritual.
La soledad me arrastra pero yo me sigo resistiendo, me quiere mantener en un sitio para llevarme a la muerte o quizás a la tortura.
Estoy encerrada en un foso de melancolía, que se ocupa de sacarme la compañía y de acércame a la soledad.
Mis sentimientos están atrapados junto a mis lágrimas en una botella de vidrio sin espacio sin salida. Anhelo la luz del sol, ya estoy cansada de tanta oscuridad.
No siento a mi corazón vibrar, no siento a mi sangre fluir por mis venas…
Estoy atormentada por mi propio corazón.
Mis lágrimas son gotas de sangre, mi llanto es un mar rojo terciopelo.
Mi corazón se prende fuego y cada pena es una llama ardiente.
Me quiero escapar de mí pero no me lo permito.